San Vicente de la Barquera

Ir a la pagina de inicio
San Vicente de la Barquera
16-07-2018

Actualidad

Santa Ana brilló también bajo la lluvia

Nueva gran afluencia de vecinos a las fiestas de Santa Ana

Las fiestas en honor de Santa Ana, patrona de El Hortigal (San Vicente de la Barquera), volvieron a atraer a los vecinos de esta pedanía y del resto del municipio, a quienes la lluvia no impidió acudir a esta celebración de tradición centenaria.

 

Buena acogida

 

Los párrocos Rubín y Rosendo concelebraron la misa, que debido a la lluvia se trasladó al interior de la ermita. Acudieron a la fiesta el alcalde de San Vicente de la Barquera, Julián Vélez, acompañado por el alcalde de El Hortigal, Fernando Sebastián, y los concejales del PP y PRC.

 

Vélez lleva asistiendo a esta fiesta más de 20 años y aseguró que siempre ha gozado de una «buena acogida» que se acentúa durante los últimos años.

 

Ermita singular

 

La ermita de Santa Ana rompe con el modelo de santuario atalaya, ubicándose por el contrario al inicio de un frondoso valle, con arbolado autóctono y en un lugar casi secreto, al que se llega por un camino rural.

 

Urbanización integrada

 

En 2010 el alcalde inauguraba los trabajos de urbanización de la plaza, que en su opinión estaban «integrados en el entorno» y no suponían ninguna agresión al medio. El año transcurrido ratifica estas palabras, pues ahora se puede hablar de una mímesis muy lograda entre la urbanización de la plaza y el entorno.

 

Urbanización

 

Esta actuación consistió en una nueva pavimentación, colocación de cerramientos de piedra, escaleras y mobiliario urbano, en una obra que afectó a la plaza, los accesos y el área verde.

 

Por otra parte, la ermita de Santa Ana fue rehabilitada el verano de 2009, en una actuación que supuso la limpieza de los muros, colocación de nuevo tejado, pintura y otros arreglos.

 

Coincidiendo con estas mejoras, la imagen de la Virgen fue restaurada de forma gratuita por la artista Mari Carmen Alonso, de Serdio.

 

Historia de Santa Ana

 

Una antigua tradición, que arranca del siglo II, atribuye los nombres San Joaquín y Santa Ana a los padres de la Santísima Virgen María. El culto a santa Ana se introdujo ya en la Iglesia oriental en el siglo VI, y pasó a la occidental en el siglo X.

 

En Nazaret vivían Joaquín y Ana, una pareja rica y piadosa, pero que no tenía hijos. Cuando en una fiesta Joaquín se presentó para ofrecer sacrificio en el Templo, fue rechazado, bajo el pretexto de que hombres sin descendencia no eran dignos de ser admitidos. Joaquín, cargado de pena, no volvió a su casa sino que se fue a las montañas a presentarse ante Dios en soledad. También Ana, habiendo conocido la razón de la prolongada ausencia de su esposo, clamó al Señor pidiéndole que retirase de ella la maldición de la esterilidad y prometiéndole dedicar su descendencia a Su servicio.

 

Sus oraciones fueron escuchadas; un ángel visitó a Ana y le dijo: «Ana, el Señor ha mirado tus lágrimas; concebirás y darás a luz y el fruto de tu vientre será bendecido por todo el mundo». Ana dio a luz una hija a quien llamó Miriam (María).

 

 

-Informacion sindicada
-Informacion sindicada
-Informacion sindicada
-Informacion sindicada
-Informacion sindicada OPML






Pie
Garantías y condiciones de uso    Fecha actualización 16/07/2018    Rss:Rss
Consejería de Empleo y Bienestar Social
Plan Avanza
Administración Local