San Vicente de la Barquera

Ir a la pagina de inicio
San Vicente de la Barquera
22-05-2018

Actualidad

Brillante clausura de la Escuela Municipal de Folclore de San Vicente

La escuela está constituida por 40 alumnos, que han ofrecido un amplio programa de música tradicional barquereña. La gala musical ha mostrado los distintos instrumentos que se estudian, como la dulzaina, el rabel, la pandereta, la gaita y el tambor, todos

La Escuela Municipal de Folclore de San Vicente de la Barquera ha celebrado la clausura del curso 2013/2014, que ha tenido lugar, esta tarde, en el auditorio municipal. Sus monitores han conseguido muy buenos resultados en estos tres años de trabajo. Alicia Borbolla, pandereta; Ángela García y Cristina García, baile; Mario Torres, Gaita y tambor; y David Pérez, dulzaina y rabel son los responsables de las enseñanzas de la escuela.

El alcalde de San Vicente de la Barquera, Julián Vélez, dedicó unas palabras al final de esta gala, en las que reconoció que el municipio «tenía una deuda con el folclore», y que la creación de esta escuela, hace ya tres años, estaba en el camino de «recuperar el tiempo perdido».

Felicitó a los monitores por su trabajo brillante, por motivar y ser capaces de «formar grupos de sexos y edades diferentes» y lograr que ofrezcan «resultados tan satisfactorios».

La gala se inició con la dulzaina y las jotas a lo pasau y a lo ligero, y el grupo de panderetas ‘Mandilín’ y ‘¡Ay leré!’. A continuación, un grupo infantil, con gaita y tambor, interpretó ‘Ligeru Cabanzón’, así como un baile a lo pesau de Liébana por las alumnas de pandereta.

Los rabelistas tocaron jotas ‘pasau y ligery’, y cantaron la famosa ‘Viento del norte’, de  los hermanos Agüeros (Tengo la fuerza del viento del norte… Y esa bravura que viene del mar).

Interpretaron también una copla recuperada por Manolita Franco, titulada ‘Dice mi güela’, que eran cantada antiguamente por las mujeres mientras lavaban la ropa en el Peral. Las mayores no dejaban cantar esta canción a las pequeñas, por su contenido erótico, pero cuando las pequeñas se quedaban solas, cuidando la colada, también la cantaban. La letra cuenta las aventuras de una abuela, a la que el marido abandona por las noches, pero ella deja de llorar, porque la consuela un marinero bajo el puente.

Los principiantes de gaita tocaron ‘Danza I’osu’, y después los más avanzados ‘Viva la montaña’, ‘Valdeprau’, ‘La Carolina’, ‘Un pasiegu jura y bota’, Cuevanu’ y ‘Bustablau’, en diferentes momentos de la gala, mientras que los alumnos de panderetas interpretaron ‘Tengo que pasar la sierra’ y ‘El pajarillu’.

La gala ofreció también números de baile, como la jota montañesa y la danza de los palillos, que antiguamente bailaban los adolescentes en el paso a ser hombres. La monitora Alicia Borbolla entregó, en el nombre de la escuela, un obsequio a Marcelino, que había construido los palos necesarios para esta danza ritual.

Los monitores ofrecieron al público tres canciones del folclore de San Vicente, siguiendo la línea de esta gala, que fueron acompañadas por los asistentes, como ‘Arriba marinero’, ‘Amante si fueses firme’ y ‘Cuando vengas a San Vicente’.

El acto final consistió en la interpretación conjunta, por todos los alumnos de la escuela, de dos canciones muy cántabras, como ‘Una morenuca madre’ y ‘La fuente del Cacho’.


 

-Informacion sindicada
-Informacion sindicada
-Informacion sindicada
-Informacion sindicada
-Informacion sindicada OPML






Pie
Garantías y condiciones de uso    Fecha actualización 22/05/2018    Rss:Rss
Consejería de Empleo y Bienestar Social
Plan Avanza
Administración Local